Como en otras profesiones en el ejercicio de la Fisioterapia es necesario un Código de conducta, que regule unas normas básicas de actuación y unos principios éticos que todo profesional debe de respetar.

El fisioterapeuta tiene el deber de conocer, respetar y cumplir las normas contenidas en los Códigos de Deontología aprobados por el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España y el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Aragón.